Ser asesor inmobiliario significa tener la habilidad de hacer realidad el sueño de tus clientes de encontrar un hogar. Significa tener la posibilidad de ayudar a tus clientes a vender su propiedad de forma segura y tranquila, sin sobresaltos ni complicaciones.

Y esto se traduce a una gran satisfacción personal: la beatitud de poder ayudar a las personas en los momentos más importantes y delicados de su vida, ayudándoles a alcanzar sus sueños.

Visto desde fuera, puede parecer un sector complicado, sobre todo por la falsa imagen que se ha creado a lo largo de los años sobre las agencias y los asesores inmobiliarios, pero los agentes inmobiliarios, son personas comprometidas, apasionadas, empáticas y perseverantes. Y su relación con los clientes debería ser siempre un win-to-win.  

Por eso hoy queremos hablarte sobre lo fantástico que puede ser ejercer de asesor inmobiliario.

Beneficios de trabajar como asesor inmobiliario

Si preguntas a un agente inmobiliario reconocerá las siguientes bondades de trabajar como agente inmobiliario:

Los ingresos. Un asesor inmobiliario factura una media de casi 32.000 euros anuales en España. Por supuesto los habrá que facturen más y los habrá que facturen menos. Porque en este sector hay una regla de oro que todos los agentes conocen: Cuanto más te esfuerces, más dinero podrás ganar. Tus ingresos en gran medida dependen de tu compromiso y trabajo.

La flexibilidad horaria. Los asesores inmobiliarios, generalmente trabajan bajo el régimen de autónomo. Esto significa que pueden ser sus propios jefes. Y esto le encantaría casi a cualquier trabajador.

Gracias a esto, pueden gestionar su tiempo según sus propias necesidades y ajustar su trabajo y su vida personal a su propio gusto y en función de sus necesidades personales. Esto suena estupendamente, ¿Verdad?

Formación continua. Un asesor inmobiliario suele ser una persona comprometida, empática, con buenas habilidades sociales y comunicativas, dinámica y con mucha actitud.

Por ello se sienten tan a gusto en el entorno inmobiliario, un sector que los anima a formarse y actualizarse continuamente para estar preparados y mantenerse al tanto de todas las tendencias de mercado, las necesidades de los clientes…

La satisfacción de ayudar a cumplir sueños. Este, quizás sea el punto que más agradecimiento aporta a un asesor: la posibilidad de ayudar a su cliente, que es posiblemente, una de las decisiones más importante en su vida, vender un inmueble y ver la paz interior de éste tras una venta que era para él necesaria.   

Ya sea una gestión de venta o de compra, un asesor inmobiliario goza de la satisfacción de ayudar a sus clientes en la gestión de un proceso que no es sencillo y ayuda a que se finalice sin sobresaltos, ni problemas.

Sí tú también eres una persona apasionada, con actitud y ganas de superarte cada día. Si eres una persona empática a la que le gusta ayudar a los demás, con unas buenas habilidades comunicativas y buscas realizarte a través del trabajo, este puede ser tu puesto ideal.

Recuerda que cuando una persona trabaja en algo que le apasiona, no siente que haya trabajado ni un sólo día de su vida.

Si quieres saber más, te invitamos a nuestro taller gratuito. Puedes registrarte aquí. 

 

Abrir chat
¿Podemos ayudarte?